ejercicios cuidar espalda

Nos cargamos todo, tanto física como emocionalmente, a nuestras espaldas...

Podemos ver a nuestra espalda como un sistema que mantiene unida la parte motora con la parte sensitiva de nuestro organismo. Es donde se apoyan y concentran muchas conexiones nerviosas implicadas en procesos vitales, y por ello tiene un papel fundamental en la coordinación de las extremidades y en nuestra salud postural. Además, los problemas que merodean por nuestra cabeza, fruto de las preocupaciones diarias y el estrés, también se reflejan en nuestras espaldas en forma de contracturas.

Mantener nuestra espalda cuidada es síntoma de buena salud, aunque debido a nuestra vida sedentaria acabamos sufriendo dolores que se pueden convertir en crónicos.

Podemos aliviar dichos dolores practicando diferentes ejercicios basados en movimientos suaves. En 20 minutos podemos realizar en nuestra casa una serie de estiramientos que fortalezcan y refuercen la musculatura de nuestra espalda:

  1. Pies al pecho. Tumbado boca arriba con los pies en el aire y las rodillas dobladas, lleva una rodilla al pecho ayudándote de las manos. Mantén la posición durante 20 segundos y cambia de pierna.
  2. Nos tumbamos en el suelo e intentamos apoyar la mayor parte de la espalda en él. Flexionamos las rodillas y apoyamos los pies.
  3. De rodillas y apoyando las manos en el suelo, como si estuvieras a cuatro patas, empuja tus lumbares y abdomen al suelo, mientras levantas cabeza y hombros. Después realiza el movimiento contrario, eleva tu abdomen y lumbares.
  4. Pegar la espalda a la pared, separar nuestras piernas a la altura de los hombros y bajar suavemente en línea recta, hasta alcanzar un ángulo recto con las rodillas.
  5. Sentado sobre una silla con la espalda recta, trata de juntar los hombros hacia atrás, mantén la postura unos segundos.
  6. Sentado con la espalda recta y elevas alternativamente cada pierna hasta la altura de la cadera.
  7. Túmbate boca abajo apoyando los antebrazos y la punta de los pies en el suelo. Aprieta el abdomen fuerte y trata de aguantar así al menos 20 segundos
  8. Apoyamos nuestras manos en el respaldo de una silla y, sin doblar la rodilla y manteniendo la espalda lo más recta posible, elevar hacia atrás cada pierna, alternativamente.

No obstante, queremos hacer hincapié en que la prevención minimiza el dolor de espalda si aprendes una correcta higiene postural: caminar recto, mantener la espalda apoyada sobre el respaldo cuando conduces o trabajas con el ordenador, dormir en un colchón adecuado, flexionar las rodillas al coger objetos pesados, etc.

Además, es importante realizar ejercicio físico diario para aliviar tensiones y cuidar tu peso corporal. Y recuerda que aplicar nuestra crema térmica Physiorelax Ultra Heat, al aportar calor, te relajará la musculatura.