crema masaje deportivo

El automasaje es una práctica bastante extendida debido a que, aun sin tener conocimientos de la técnica aplicada, muchas personas lo realizan porque la frecuencia de sus dolencias es muy continua o simplemente porque no tienen tiempo de acudir a un especialista.

Los principales tipos de automasaje que se realizan se basan en la fricción, el rozamiento, el amasamiento y la descarga. Veamos sus características y propiedades:

  • FRICCIÓN: compresión con las manos sin producir dolor, con movimientos suaves y lentos, favoreciendo el drenaje y el flujo sanguíneo.
  • ROZAMIENTO: se aplica con la palma de la mano, sin presionar demasiado, sin perder el contacto con la piel y favoreciendo el calentamiento del músculo con la activación de la circulación sanguínea local.
  • AMASAMIENTO: movimientos de las manos en sentidos alternos, rebajando tensiones musculares y por lo tanto comenzando a descontracturar el músculo.
  • DESCARGA: similar a la fricción, pero con mayor fuerza en su aplicación. Permite drenar el músculo y favorecer la recepción de sangre rica en nutrientes para el músculo.

En el caso de que compitas en un nivel elevado de exigencia, te recomendamos que ANTES de comenzar (5 minutos) la competición practiques el automasaje durante 10 minutos para calentar y aportar un efecto relajante que disminuya el estrés. DESPUÉS de la competición es necesario que pasen 48 horas para aplicar un masaje de descarga, siendo recomendable que lo realice un especialista. No obstante, nada más terminar la actividad física, puedes masajearte suavemente con alguna crema relajante en las zonas más sometidas a esfuerzo.

No olvides tener en cuenta que nunca debes aplicarte un automasaje:

  • en un área inflamada (edema) con un intenso dolor o enrojecimiento
  • si tienes una herida o cicatriz infectada
  • en zonas donde tengas venas varicosas
  • hasta pasadas al menos 24 horas de un esfuerzo físico intenso

crema masaje deportivo

Y por último, te ofrecemos algunas recomendaciones para el automasaje:

  1. Calienta las palmas de tus manos antes de darte un automasaje para evitar cambios térmicos bruscos en el sistema muscular.
  2. Aplica el masaje en un momento tranquilo, sin prisas ni relojes, en un lugar cómodo.
  3. Después de aplicar cremas con efecto calor para el automasaje, por ejemplo Physiorelax Ultra Heat, lávate las manos y evita tocarte los ojos.
  4. Pide asesoramiento y selecciona bien la crema de masaje: Forte, Ultra Heat o Polar. Nuestras cremas Physiorelax te aportarán el efecto que deseas, ya sea vasodilatador, refrescante, relajante, etc.