crema deporte

Grecia fue la primera civilización moderna que consideró el deporte como una parte indispensable en el desarrollo del ser humano. Paralelamente, se ha encontrado en todas las culturas rastros de costumbres y hábitos deportivos, a veces estando éstos relacionados con la competitividad entre civilizaciones. A lo largo de los tiempos, todos los deportes han ido evolucionando tanto en la propia práctica como en las marcas batidas. Y es que el lema olímpico, “citius, altius, fortius” (más rápido, más alto, más fuerte), define una de las cualidades intrínsecas del ser humano: la propia superación. El mejor conocimiento del cuerpo humano, y la consiguiente mejora de las técnicas de entrenamiento, han ayudado a lograr el objetivo de superación. Pero igualmente, es cierto que muy a menudo hay que agradecer los resultados alcanzados a la mejora de la calidad tecnológica del equipamiento y los materiales de los que está hecho, es decir, a las disciplinas científicas. Por citar un ejemplo, gracias a los elastómeros desarrollados por la química, hoy en día se dispone de equipamiento deportivo de extrema elasticidad, y de ropa y calzado con grandes funcionalidades. Además, los materiales poliméricos han posibilitado una gran reducción del peso del equipamiento así como una extraordinaria resistencia. Esta evolución se ha desarrollado hasta el punto de qué en la actualidad, sin materiales de tecnología avanzada, sería muy difícil alcanzar nuevos récords.

Por otro lado, el cuerpo humano es también una fascinante fábrica química donde constantemente tiene lugar una compleja mezcla de reacciones, hecho que es aún más evidente cuando se hace practica deporte. No hay más que pensar en la intensa sensación de fatiga que se tiene en las extremidades tras una larga carrera, cuya causa suele ser una acumulación de ácido láctico en los tejidos musculares. Otra forma de fatiga se debe al agotamiento de las reservas de glucógeno en los músculos. Esta sensación resulta en gran parte de la actividad química de nuestro cuerpo, siendo muy buena que la sintamos para no realizar excesivos esfuerzos. Por ello, el arte y el misterio del deporte consisten precisamente en entrenar el cuerpo de cada uno para hacer retroceder los límites de la fatiga. Las mejoras en el rendimiento de los atletas de nuestro tiempo provienen también del mejor conocimiento que tienen del funcionamiento de su organismo. Este conocimiento ha permitido a entrenadores y médicos diseñar programas de entrenamiento eficiente y adaptado a cada deportista. No se requiere el mismo entrenamiento si se es velocista-un esfuerzo intenso pero de corta duración- que si se quiere correr una maratón-un esfuerzo de larga duración-.

La práctica de algún deporte es muy beneficiosa para la salud de las personas. Además de ofrecer la posibilidad de adquirir destreza en algunas tareas, el deporte fomenta el desarrollo físico, psicológico y social, aumenta la capacidad para tomar decisiones y favorece la autoestima. Por si fuera poco, la práctica del deporte proporciona una experiencia muy reconfortante a nivel psicológico, ya que incrementa la producción de serotonina, la denominada “hormona del placer” que da lugar a una gran sensación de bienestar y optimismo. Está demostrado científicamente que la práctica de ejercicio durante 30 minutos al menos tres días a la semana mejora algunos trastornos mentales como la depresión o la ansiedad.

La medicina es otra disciplina que se interesa por el deporte y, en concreto, en el desarrollo de tratamientos adecuados para los deportistas con la ayuda indispensable de la química, la farmacia, e incluso, la industria cosmética. Un ejemplo podría ser la adición de cloro al agua de las piscinas para desinfectarlas, una esterilización que evita numerosas enfermedades. O las cremas de tratamiento y polvos de talco para asegurar la regulación de la transpiración de la piel, o protegerla de los daños causados por su exposición al aire, a las temperaturas extremas o a las radiaciones ultravioleta. Y ¿quién no conoce el “spray milagroso” del masajista, que se utiliza en los partidos de fútbol cuando uno de los jugadores ha recibido una patada? Se trata de un producto que provoca un enfriamiento brutal del músculo aportando así un alivio provisional. Algunas cremas calman las inflamaciones, otras combaten las micosis, protegen de los insectos, etcétera.

La evolución del deporte en los últimos años ha sido enorme, y parte de ese avance es por lo tanto gracias a la ciencia, que si bien, ha tenido también su lado negativo como es el caso del dopaje (uso abusivo o ilegal de sustancias y medicamentos, tales como anabolizantes, esteroides, anfetaminas, EPO y otros productos) con la intención de mejorar el rendimiento del deportista y los resultados atléticos, indiscutiblemente de forma no ética, también ha desarrollado técnicas de entrenamiento y métodos que han permitido que el desarrollo de los deportistas sea como nunca antes se había imaginado.

masaje deporte