physiorelax_ultra_heat_latigazo_cervical

El latigazo o esguince cervical de cuello es una dolencia común y suele ocurrir por un movimiento súbito, repentino y muy intenso donde existe una flexión o una extensión excesiva del cuello.

Por un accidente laboral o de tráfico, puede llegar a producirse un estiramiento o desgarre de los tejidos blandos del cuello, afectando a músculos, tendones, e incluso a ligamentos.

Sus síntomas se presentan con dolor muy intenso en la nuca, hormigueo y debilidad en los brazos, espasmos musculares, dolor de cabeza y rigidez para mover la cabeza en los diferentes tipos de movimiento.

La terapia de calor es una de las técnicas más adecuadas para ir reduciendo el dolor y la inflamación, relajando además los músculos tensos o lesionados. Para ello es muy útil aplicar cremas de calor que suministran una elevación local de la temperatura por un aumento del flujo sanguíneo.

Sin embargo, se ha demostrado que el tratamiento convencional del collarín para esta dolencia no sólo no mejora la evolución de los pacientes sino que la empeora, probablemente porque reduce el tono muscular o aumenta la sensación de fragilidad y miedo al movimiento.

Así, hoy en día se recomienda restringir al máximo su uso, reservándolo para situaciones puntuales en las que el paciente siente mayor riesgo o va a estar expuesto a vibraciones, como al conducir, y acortando su uso tanto como sea posible.

Al investigar las causas de los esguinces de los músculos del cuello se encuentran varias actividades frecuentes que desencadenan estas distensiones de la anatomía del cuello, entre ellas:

  • Quedarse demasiado tiempo en malas posiciones, tales como estar inclinado sobre el volante del coche al conducir, estar inclinado ante el monitor del ordenador o estar con el teléfono sujeto entre la cabeza y el cuello
  • Dormir en una posición que distiende el cuello, por ejemplo por tener una almohada demasiado alta o demasiado firme
  • Cargar con una maleta pesada u otro objeto en un lado del cuerpo
  • Cualquier tipo de traumatismo que afecte al cuello, por ejemplo por un esguince cervical sufrido en un accidente de coche o por caerse de cabeza.

La mayoría de las distensiones leves de ligamentos, tendones y músculos del cuello se curan en un período relativamente corto (un par de días). Hasta que disminuyan los síntomas, el dolor y la rigidez se pueden aliviar con eficacia mediante la aplicación de varios remedios a base de cuidados personales, entre ellos:

  • La aplicación de calor. El calor atrae la corriente sanguínea rica en nutrientes al área para estimular una reacción curativa. Puede hacerse a través de la aplicación de una compresa de calor o del uso de cremas con efecto calor.
  • Medicamentos antiinflamatorios, tales como el paracetamol, el ibuprofeno o naproxeno, que reducirán la inflamación, permitiendo así una reducción del dolor, pero que poseen efectos secundarios dañinos.
  • Masajes. Un masaje suave con Physiorelax Ultra Heat estimulará la corriente sanguínea en el área por su alto contenido en capsicina.

Fuente: Spine-Health