cremas-corporales-hidratacion

La aplicación de cremas, lociones y otros preparados corporales forma parte de las rutinas cotidianas de la población, tanto con fines cosméticos como medicinales.  Pero, ¿sabías que las condiciones ambientales son cruciales para el efecto de una crema, aceite o gel aplicado por vía tópica?

Esto se debe a factores como la humedad, la temperatura y la presión atmosférica, pues alteran el grado de penetrabilidad de los ingredientes activos de las cremas.

El diseño y la fabricación de la mezcla de los ingredientes de las cremas debe ser muy cuidadoso, ya que hay que tener en cuenta multitud de parámetros: tamaño de las moléculas químicas, puntos reactivos de sus componentes (compatibilidad), cantidad de agua, pH (nivel de acidez del medio) y otras propiedades físico-químicas (textura, olor, densidad,…) para conseguir el producto final deseado. Además, para alcanzar una penetración óptima, se deben añadir sustancias que faciliten el transporte a través de nuestra barrera protectora: la piel.

La epidermis de la piel es la capa más impermeable y gracias a ella podemos tener contacto con el exterior, siendo imprescindible para mantener el equilibrio del organismo. Se  encarga de mantener la piel hidratada, reteniendo el agua corporal y actuando como filtro para cualquier sustancia externa.

Los cosméticos y los ingredientes activos medicinales usan tres vías principales para penetrar en la epidermis:

  • La forma más sencilla de atravesar esta capa es integrar sustancias de pequeño tamaño en aceite pues, cuanto más oleoso es el preparado, con más facilidad penetra a través de esta membrana.
  • Las moléculas de mayor tamaño penetran en la epidermis a través de los folículos pilosos que son los conductos en los que se sitúa el vello, llegando a capas más profundas de la epidermis.
  • Los poros de las glándulas sudoríparas son otra vía de entrada de sustancias polares, hidrófilas y de bajo peso molecular.

Además de las condiciones climatológicas, existen diferentes factores que influyen en la absorción cutánea y que determinan el “por qué a unas personas les hace efecto una crema y a otras no tanto”:

  1. Nivel de hidratación de la piel (es una condición ambiental). Cuanta mayor hidratación, mayor es el tamaño del poro y por lo tanto habrá mayor penetración de los compuestos de la crema.
  2. Tipo de vehículo utilizado. Comúnmente se usan aceite, agua o alcohol, pero poco a poco se incorporan nuevos “medios de transporte” (liposomas, microemulsiones, nanoemulsiones y micelas) que permitan que todo (o casi todo) el principio activo que aplicamos llegue intacto al sitio de acción.
  3. pH (nivel de acidez). Las sustancias que se ionizan (cargadas positiva o negativamente) presentan una menor capacidad de difusión a través de la piel.
  4. Forma de aplicación. Existen técnicas para mejorar la hidratación y, por consiguiente, la penetración de las sustancias. La forma más común de aplicar las cremas es por medio de masajes o fricciones para repartir correctamente el producto, estimular la circulación sanguínea y elevar la temperatura.
  5. Cantidad aplicada en la zona. Influye la concentración, la frecuencia de aplicación y el tiempo de contacto del producto con la piel.
  6. Circulación sanguínea. Un mayor flujo sanguíneo aumenta la penetración.
  7. Zona del cuerpo. Grosor y estado de la epidermis. Las zonas con mayor difusión son las plantas de los pies y las palmas de las manos en primer lugar. Después las axilas y el cuero cabelludo.

Por lo tanto, el grado de penetración de los preparados de aplicación cutánea dependerá tanto de las propiedades físico-químicas del producto, como del estado de la piel y su forma de aplicación.

En nuestra web describimos las características y propiedades de nuestras cremas Physiorelax basadas en aceites naturales. Sus fórmulas han sido desarrolladas para proporcionar los mejores beneficios a nuestros clientes.