como_aliviar_artritis_artrosis_dolor_articulaciones

Es muy habitual referirse a la artrosis y artritis como si fueran la misma enfermedad. Gran error. La clave radica en saber que la artritis es la consecuencia de una inflamación y que la artrosis tiene un componente degenerativo cuyo origen es el desgaste del cartílago que envuelve la cabeza de los huesos de cada articulación, y que evita que rocen entre ellos.

A pesar de que ambas afectan a las articulaciones móviles provocando mucho dolor, e incluso inmovilidad en sus fases más avanzadas, son dos patologías diferentes con orígenes y tratamientos distintos.

En la artritis, una de las membranas que recubre cada articulación se inflama provocando las primeras molestias. Posteriormente el tejido de la membrana crece anormalmente y termina atacando al hueso y al cartílago colindantes, provocando lesiones y dolor. En cambio, en la artrosis los huesos experimentan rozamientos, la articulación ya no flexiona con la misma facilidad y se generan deformaciones óseas que dificultan aún más el movimiento y además provocan mucho dolor.

En la siguiente tabla se detallan causas, síntomas y tratamientos de ambas dolencias:

ARTRITIS ARTROSIS
CAUSAS No se conocen con exactitud, aunque se sabe que es más habitual en mujeres que en hombres. Factores que la pueden desencadenar:

  • Una infección provocada por un hongo, virus o bacteria que posteriormente afecte a alguna articulación, causando fiebre, dolor e inflamación.
  • Exceso de peso.
  • Fallo del sistema inmunológico.
  • Deterioro provocado por la edad: el tejido del cartílago envejece y no cumple su función correctamente.
  • Fallo en uno de los genes responsable del colágeno, parte fundamental del cartílago. Suele heredarse.
  • Antiguas lesiones en la articulación.
  • Exceso de peso: el sobreesfuerzo de rodillas y cadera por un exceso de peso incrementa el riesgo de sufrir artrosis.
SÍNTOMAS Empieza en las articulaciones pequeñas como las de los dedos, manos y muñecas. El movimiento cada vez es más difícil y se ve acompañado de inflamación y enrojecimiento. Es muy característica la rigidez al levantarse de la cama o después de permanecer mucho tiempo inactivo. Las articulaciones afectadas suelen ser las de las manos, columna, cadera, rodillas y pies. La articulación se deforma y un crujido acompaña a los movimientos, que empeoran el dolor. El descenso de la movilidad puede acabar provocando atrofia muscular.
TRATAMIENTOS Ni artritis ni artrosis tienen cura, tan solo tratamientos paliativos para reducir el dolor y aumentar la calidad de vida. Pueden ser farmacológicos, quirúrgicos o paliativos a través de ejercicios y una dieta específica para aliviar las dolorosas molestias y ralentizar la enfermedad.

 

Las personas que padezcan artritis, al tener un origen inflamatorio, pueden aliviar sus dolencias articulares con masajes aplicando cremas de árnica y harpagofito, que poseen ingredientes naturales con propiedades antiinflamatorias que, al penetrar tópicamente en el organismo, proporcionan un alivio en la zona afectada.