¿QUÉ ES?

Un neuroma es el engrosamiento de un nervio y de sus tejidos periféricos. En el pie, la lesión de Morton es el engrosamiento del nervio que pasa por la parte plantar, justo antes de llegar a la zona de división del tercer y cuarto dedo.

ORIGEN

El origen del neuroma de Morton es la irritación por compresión del nervio interdigital entre las cabezas metatarsianas, consecuencia de los movimientos rotacionales producidos por las fuerzas que generamos en la biomecánica de la pisada.

El uso de zapatos de punta estrecha y de tacón puede favorecer su aparición, ya que implica por un lado la mayor dorsiflexión de los dedos y, por otro, la compresión de la zona metatarsal. Una pronación del pie muy brusca cuando caminamos  o corremos también puede tener un efecto directo en la generación del neuroma de Morton.

neuroma physiorelax.png

FRECUENCIA

Es una patología bastante frecuente, siendo su incidencia en las mujeres de 5 a 20 veces mayor que en los hombres. Puede presentarse a cualquier edad.

SÍNTOMAS

El principal síntoma es un dolor mecánico (similar a una descarga eléctrica) que aumenta por la tarde, o un dolor acentuado después de mantenerse de pie durante un tiempo. El dolor puede ser más o menos intenso según el calzado utilizado, empeorando con el uso de puntas estrechas. Afecta a la parte delantera del pie, que corresponde a los dedos en contacto con el neuroma.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Al apretar con una mano las cabezas metatarsianas mientras se aplica presión con la otra en el interespacio plantar y dorsal se suele provocar un dolor intenso.

Las pruebas diagnósticas utilizadas son la ecografía y la resonancia magnética, no siendo visible en una radiografía normal. Se suelen hacer estas pruebas para descartar que se trate de una sobrecarga de origen mecánico que no afecta a nervios.

TRATAMIENTO

El tratamiento de fisioterapia dirigido a desinflamar la zona y a dar mayor flexibilidad al pie y a la polea muscular de la pierna  ayuda a disminuir los síntomas. Este masaje se puede aplicar con nuestras cremas de árnica y harpagofito, que contienen ingredientes activos naturales con propiedades antiinflamatorias.

Como tratamiento preventivo se recomienda: utilizar una horma en el calzado más ancha en la zona de los dedos, limitar el uso de tacones, y utilizar una pala con altura suficiente, para que el antepie no quede comprimido (al caminar los dedos se doblan hacia arriba y es necesario que el interior del calzado permita el movimiento).

Otra medida muy efectiva consiste en la realización de un estudio biomecánico de la pisada, y el diseño y fabricación de una plantilla personalizada que consiga eliminar la sobrecarga mecánica en la zona.

Infórmate y no permitas que esta patología te impida correr o hacer deporte,…¡nos importa tu bienestar!