peligros sedentarismo

Mens sana in corpore sano

Esta épica frase refleja que solo se consigue tener una mente sana cuando nuestro cuerpo nos lo permite. Y tenemos que cuidarlo, es vital.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una gran proporción de personas en el mundo se encuentran en riesgo de padecer algún tipo de enfermedad crónica como resultado de la disminución del gasto de energía, y el consecuente aumento en la grasa corporal, producto de comportamientos sedentarios y falta de actividad física.

Atendiendo a lo anterior, se define el sedentarismo como la falta de actividad física adecuada para mantener un estado de salud óptimo. Para que una actividad física sea adecuada, sea beneficiosa para nuestra salud y huyamos así del sedentarismo, debe tener las siguientes características:

crema de arnica harpagofito calendula hiperico

  1. Ser realizada de forma regular, es decir, diariamente o más de 3 días a la semana (los ejercicios de sólo fines de semana pueden ser un riesgo al someter bruscamente a un esfuerzo a un corazón no preparado).
  2. Gradual y progresivo: si no está acostumbrado o ha dejado de realizar ejercicio por un tiempo prolongado, se debe iniciar a un nivel de baja intensidad y progresar en el transcurso de las semanas hasta alcanzar el nivel adecuado que le corresponde. Una sesión de ejercicios debe iniciarse suavemente (fase de calentamiento), seguida de una fase de entrenamiento (al nivel deseado), seguida de una fase de enfriamiento (reducción gradual de intensidad). Es decir, nunca debe empezarse o terminarse bruscamente un ejercicio.
  3. Por un tiempo determinado (generalmente entre 30 a 40 minutos/día cuando se empieza a salir del sedentarismo y se realiza ejercicio).
  4. A un nivel adecuado a su condición física, edad y estado de salud. El límite de capacidad y tolerancia al ejercicio es variable en cada persona, y deberá ser determinado por su cardiólogo, con reevaluaciones periódicas.
  5. Debe ser realizado con optimismo, como medio de relajación, libre de competición y ansiedad. Si es posible, se recomienda hacerlo acompañado.
  6. Debe incluir grandes grupos musculares (tipo aeróbico), como la caminata o paseos prolongados, bicicleta estática o rodante, alternado con gimnasia suave. Se recomienda evitar los ejercicios isométricos (levantar o empujar objetos pesados tales como pesas, o hacer planchas y abdominales).
  7. Nunca debe ser realizado hasta producir molestias, ni mucho menos dolor al pecho.
  8. Aprender a reconocer y valorar tus limitaciones (síntomas o molestias que señala su organismo). Es recomendable aprender a contabilizar tus pulsaciones al inicio e inmediatamente terminado el ejercicio de esfuerzo.