Para prevenir posibles lesiones, hay que calentar, sobre todo las rodillas y los tobillos, que sufren más con el frío. Y para conseguirlo de una forma mucho más sencilla y eficiente, a los estiramientos, saltos y sentadillas, se unen Physiorelax Forte y Physiorelax Ultra Heat, dos cremas que contienen los compuestos necesarios para dar un buen masaje y preparar nuestro cuerpo para el ejercicio.

Son cremas constituidas por ingredientes naturales, tales como el Harpagofito, el Hipérico, la Caléndula, el Árnica y la Menta Piperita, sobre una base de aceite de Rosa Mosqueta que proporciona una mayor lubricidad al tiempo que cuida la piel. Aplicada antes del ejercicio con un masaje permiten realizar un calentamiento suave. Además, Physiorelax Ultra Heat lleva un componente singular que nos hará entrar en calor mucho más rápidamente: el extracto de capsicina que al ser un rubefaciente produce calor en la zona de aplicación.