El descanso es el mejor aliado para la recuperación de la fatiga muscular y/o articular, además de para la correcta y rápida recuperación de algunas lesiones. Esto se debe a que las horas de sueño afectan directamente a la regeneración celular. Una desregulación en los ritmos de descanso llega a perturbar el ciclo celular de los tejidos musculares, evitando que se recuperen después de un sobreesfuerzo o ejercicio físico intenso.

Cuando dormimos nuestro cuerpo entra en diferentes fases, siendo la más importante para el crecimiento celular la cuarta (la de las Ondas Delta, después de dos horas de sueño profundo) porque es cuando se produce la hormona la HGH (hormona de crecimiento humano o somatotropina) que a su vez se produce en la glándula pituitaria localizada en el cerebro, cuyo rol es esencial en el desarrollo humano al afectar el crecimiento esquelético.

La somatotropina es responsable de la regulación de la insulina (molécula que transporta nutrientes a través de todo el cuerpo) en el hígado, de la síntesis de proteínas y del transporte de aminoácidos esenciales entre las células.

Esta hormona promueve la liberación de factores de crecimiento como el IGF-1, directamente relacionados con la producción de osteoblastos, responsables de:

  • elevar y fortalecer la densidad ósea,
  • aumentar la masa muscular, y
  • activar el metabolismo de la grasa.

Por lo tanto, si te quieres recuperar lo mejor posible de una lesión empieza por dormir bien, porque ahí se inicia el tratamiento de la dolencia. En segundo lugar, te recomendamos que practiques unos hábitos alimenticios correctos para que los nutrientes te ayuden en la recuperación dicha la lesión. Y, en tercer lugar, recuerda que Physiorelax está de tu lado.