remedios contra quemaduras solares

El Sol es ese astro que se comporta como amigo y como enemigo de nuestra salud. No hay lugar a dudas de que es una fuente de vida para plantas, animales y personas. Sin embargo, su radiación puede resultar perjudicial para el organismo, especialmente para la piel. En nuestro planeta existen varios filtros de radiación solar que corresponden a las capas de la atmósfera que rodean a la Tierra. Gracias a ellas solo nos llega una pequeña cantidad de esta radiación, deteniendo la irradiación que resulta más nociva para nosotros, como son los rayos X y la radiación gamma.

La radiación que absorbe y filtra la capa de ozono es la radiación visible (es decir, la luz del sol que estimula la producción de moléculas hormonales que favorecen el estado anímico), la radiación infrarroja (responsable de la sensación de calor, aunque nos produce deshidratación e insolación) y la radiación ultravioleta (UVA y UVB, las cuales favorecen el bronceado y la síntesis de vitamina D en nuestro organismo, pero por otro lado son las responsables del envejecimiento de la piel y la aparición de quemaduras y cánceres). Protegerte de los rayos ultravioletas solares es imprescindible para evitar quemaduras y riesgos importantes para la salud, como es el caso del cáncer de piel, además de otros perjuicios, como arrugas prematuras o manchas pigmentarias (causadas por células de la piel que se denominan queratocitos y melanocitos).

Nuestras recomendaciones:

  • Protégete con ropa, gafas solares homologadas y gorra
  • Usa protector solar en días nublados, ya que un 90% de los UV atraviesan las nubes
  • Aplica la crema 30 minutos antes de exponerse al sol en cantidad abundante, incluyendo orejas, cuero cabelludo y labios (renuévala con relativa frecuencia)
  • Elige fotoprotector según fototipo de piel: blancos FPS 50 +, piel morena FPS 30 y piel oscura FPS 15
  • Evita, en la medida que sea posible, el sol de 12 a 16 horas
  • Elige cremas sin perfumes ya que suelen contener sustancias no beneficiosas
  • Elige cremas contra los rayos UVA y UVB
  • Renueva el protector después de mojarte en el mar o en la piscina

Recuerda que no todos somos iguales frente al sol. Todo depende de nuestro fototipo, definido fundamentalmente por el color de cabello y de piel. Estas características están genéticamente programadas. Según nuestro fototipo y si nos encontramos en piscina, playa, montaña, nieve, etc., debemos elegir la fotoprotección mejor adaptada a nuestro fototipo. En caso de tener dudas, consulta con un dermatólogo para que te asesore sobre qué fotoprotector debes usar.

¿Cómo debo cuidar mi piel después de exponerme al sol prolongadamente?

La exposición solar condiciona la aparición de sequedad, arrugas, descamación y pérdida de elasticidad, alteraciones que se pueden contrarrestar usando productos que cuiden tu piel después de tomar sol. Nuestra crema Physiorelax, al tener vitamina E y caléndula entre otras sustancias, contrarresta los efectos antes mencionados, aportando a la piel una rehidratación, y suavizándola y refrescándola.