1. Capacidad de sacrificio. Cuanto mayor es la distancia, mayor es también la entrega y el compromiso del corredor.
  2. Estrategia. Un corredor sabe preparar un plan de acuerdo con su experiencia personal.
  3. Motivación. En la preparación diaria juega un papel importantísimo; la motivación es el motor que impulsa a un runner.
  4. Autoconocimiento. El corredor basa su preparación física en el conocimiento de sus propias limitaciones.
  5. Constancia. Un runner sabe que si lleva un entrenamiento físico y mental correcto tiene posibilidades de alcanzar la meta.
  6. Autoconfianza. Un corredor  sabe que debe sentirse satisfecho con el resultado de una carrera, ya que es merecido y ganado.
  7. Superación. El runner sabe identificar sus debilidades y se ejercita para convertirlas en sus fortalezas. Es decir, saca conclusiones que sirvan de base para la preparación de la siguiente prueba.

Portrait of male coach timing runner in a park

 Fuente de consulta: Buenavida, en El País.