“Desde aquel entrenamiento (o competición deportiva) llevo unos días arrastrando molestias en las piernas, pero no tengo tiempo de ir al fisio…”

¿Te sientes identificado/a? A veces no le damos la suficiente importancia a este tipo de asuntos en nuestra preparación, pero es importantísimo para evitar lesiones o complicaciones musculares y/o articulares a la larga.

Physiorelax Forte

Tendemos a cuidar nuestra alimentación, las horas de descanso, la hidratación,… pero a menudo nos olvidamos de incluir entre nuestras preocupaciones el masaje de descarga desde un punto de vista preventivo y recuperador. Y es conveniente hacerse masajes para descargar las lumbares después de entrenamientos exigentes. El principal motivo es evitar lesiones por sobrecarga, pero también es un método eficaz para prevenir lesiones, poner a punto nuestros músculos, tendones, ligamentos y articulaciones, y para optimizar nuestro rendimiento.

Los beneficios de un masaje de descarga son múltiples. Un buen masaje actúa no sólo a nivel de la musculatura, sino también del sistema circulatorio, del sistema nervioso e incluso del sistema respiratorio. Es similar a la fricción, pero con más fuerza, por lo que se consigue estimular el sistema nervioso central, mejorar la circulación y el bombeo sanguíneo de nuestros músculos (lo que mejora la oxigenación de los tejidos), aumentar la temperatura corporal produciendo una sensación de alivio y disminuyendo el dolor, y eliminar toxinas y células muertas acumuladas durante el esfuerzo provocado por el entrenamiento.

Se pueden destacar tres efectos positivos de este tipo de masaje:

  • Disminución de las contracturas musculares producidas por el esfuerzo realizado por nuestro organismo. Realinea las fibras musculares.
  • Reducción de la fatiga y aceleración de la recuperación. Mejora la circulación sanguínea y linfática y aumenta el aporte de oxígeno a los tejidos, ayudando a su nutrición y a la eliminación de productos de desecho del organismo.
  • Relajación a nivel físico y mental. Incrementa la sensación de bienestar y reduce el estrés psicológico.

Physiorelax para el masaje de descarga

¿Cuándo realizar un masaje de descarga? Lo ideal es en la semana previa a la competición o dos días después. Para hacer un buen masaje de descarga se debe evitar hacer movimientos bruscos sobre la musculatura fatigada; los movimientos deberán ser controlados y debes realizar la presión desde las zonas periféricas hacia el corazón, para así favorecer el drenaje y la circulación. Además, es necesario utilizar una crema: dependiendo del momento, cremas relajantes (para después de la competición, como Physiorelax Forte) o cremas calentadoras (para antes de la competición, como Physiorelax Ultra Heat) con la finalidad de mejorar la preparación para el posterior entrenamiento. La mejor forma de realizarlo es con rapidez y a través de combinaciones de fricción y de contracción.