Con la llegada del frío, nuestras articulaciones y músculos se resienten si tenemos alguna lesión o patología de base y, por lo tanto, necesitan cuidados especiales. Son para toda la vida, no hay recambios que valgan, y están expuestas a un duro trabajo diario que puede conllevar su desgaste. Las articulaciones, –aquellas zonas en la que se unen dos o más huesos: rodilla, cadera, codo o el hombro–, pueden dañarse por muchos motivos, por ejemplo, por diferentes tipos de lesiones o por enfermedades, y por exposiciones prolongadas a cambios térmicos bruscos.

Por lo tanto, hay que prestar especial atención a las zonas más sensibles y que están más expuestas a los factores ambientales extremos, como las extremidades y los labios. Te dejamos unos sencillos consejos para afrontar lo mejor posible la llegada del frío:

  1. Aplica crema hidratante a tus manos secas varias veces al día, masajeando para que penetre bien. Es recomendable optar por una crema concentrada con un óptimo contenido en aceites esenciales cicatrizantes como nuestra crema Physiorelax Forte.
  2. Para la protección y el cuidado de tus labios, no humedezcas los labios con la lengua. Es recomendable un bálsamo específico para labios que proporcione una película protectora que limite la evaporación y favorezca la hidratación.
  3. Usa una crema de hidratación diariamente en cualquier zona donde la piel esté muy seca (codos, rodillas, etc.) para evitar grietas en la piel.
  4. Cuando te laves las manos no uses agua demasiado caliente. Usa un jabón suave y nutritivo. En caso de piel muy seca, evita la aplicación de gel antibacteriano y si usas desinfectante de manos busca uno con hidratante incorporado. Sécate siempre bien las manos suavemente, sin frotar demasiado para respetar la delicada epidermis.
  5. Hidrátate bebiendo cantidades de agua de manera regular durante todo el día.
  6. Durante los meses más fríos, evita temperaturas por encima de los 23ºC en tu casa, ya que la calefacción reseca el ambiente, haciendo que tu piel también se reseque. Usa un humidificador o recipientes de agua que se cuelgan en los radiadores para humidificar el ambiente.