qué es un linimento y para qué sirve

➙ Una solución sencilla, fácil y cómoda para todo tipo de deportistas y pacientes con molestias musculares

Asistimos en este primer cuarto de siglo XXI a un boom social de la concienciación sobre la salud basado en el ejercicio físico y la nutrición. Ambos aspectos se han convertido en dos ejes determinantes para las personas que apuestan por hábitos de vida saludables. Y como consecuencia de ello, el número de practicantes de disciplinas deportivas como el running, el fitness, la natación, el yoga o el crossfit -todas ellas modalidades con una gran exigencia muscular- se ha multiplicado de manera exponencial en la última década. Muchos de estos deportistas, ya sean amateurs o con objetivos de alto rendimiento, acuden a diario al uso de los llamados linimentos, un remedio centenario que nuestros abuelos nos dejaron como herencia.

Y es que el linimento empezó a utilizarse hace más de un siglo para tratar todo tipo de dolores, registrando unos resultados tan eficaces desde el primer momento que ha trascendido a lo largo de varias generaciones. Y así, ligado a este fervor popular por el deporte-salud, ha vuelto a hacerse un hueco importante en la despensa de todo deportista. Además, es uno de los productos más utilizados por profesionales del sector de la salud, como los fisioterapeutas, que los usan y recomiendan para multitud de fines distintos: descontracturar la musculatura (después de realizar ejercicio), calentamiento muscular (antes de la actividad física) o estimular la circulación de la sangre. De esta manera los deportistas evitarán calambres, relajarán sus músculos y optimizarán la recuperación de los tejidos tras una intensa sesión de entrenamiento, logrando una mayor predisposición de estos en la próxima actividad.

qué es un linimento y para qué sirve

Pero el linimento no solo se dirige a los amantes de la actividad física, ya que sus propiedades sirven para aliviar multitud de molestias de diferente origen, no solo deportivo: reumatismo muscular, lumbago, contusiones, torcerduras, tensión muscular debido a malas posturas, etc. Su secreto está en el efecto de calor inmediato que siente el usuario al utilizarlo. La aplicación se realiza mediante la masoterapia, conocida popularmente como masaje, una técnica eficiente y sencilla que permite al propio paciente aplicarse el linimento. Su suave textura y su composición, basada en aceites, bálsamos y plantas con diferentes propiedades como el árnica, la caléndula, el hipérico, la menta o la capsaicina, ayuda a la rápida absorción del producto al frotarlo sobre la piel, de modo que su uso puede realizarse en cualquier momento y lugar. Además, no es habitual que su aplicación deje sensación de viscosidad sobre nuestro cuerpo. Podemos colocarnos ropa sobre la piel al instante de haberse absorbido el producto.

Así, la utilización de linimento con principios fitoterápicos contribuye de manera efectiva a través de la vía dérmica a mejorar los objetivos pretendidos con el masaje. No se necesitan prescripción médica para su adquisición y su uso es tan versátil y eficaz que alcanza un enorme número de grupos y nichos de la sociedad, convirtiéndose en un accesorio imprescindible para individuos que practican deportes con especial desgaste muscular, ya sean atletas de resistencia, culturistas o aficionados a disciplinas de contacto, así como para trabajadores con una alta exigencia física en sus labores.